meta name="google-site-verification"
top of page

Rótulas Dolorosas Dolor Patelofemoral



El síndrome de dolor patelofemoral es una de las causas más comunes del dolor de rodilla anterior.

Esto también se conoce como «rodilla del corredor» o «rodilla del ciclista». 

El dolor se produce debido a una lesión por uso excesivo con microtraumatismo repetido, lo que provoca una sinovitis peripateliana (inflamación dentro de la rótula).

Varias condiciones predisponen a este tipo de lesión, tales como: subluxaciones rotulianas recurrentes, malformaciones congénitas dentro de la extremidad inferior, debilidad del cuádriceps y anomalías anatómicas como el exceso de genu valgo o geno varo (piernas zambas o piernas arqueadas).

El síndrome se presenta como inicio agudo o insidioso del dolor de rodilla anterior.

También se puede presentar con un derrame de rodilla (edema). Por lo general, los pacientes tienen problemas para agacharse, subir y descender escaleras.

Los hallazgos comunes del examen físico incluyen derrame de rodilla, crepitación durante la extensión de rodilla, dolor con los últimos 30 grados de extensión de la rodilla, rotación de la rótula secundaria a la debilidad del músculo vasto medial, flexores de cadera apretados, alteraciones en la mecánica de la marcha, ángulo Q de la cadera aumentado, abductores de la extremidad inferior apretados, o músculos isquiotibiales apretados.

Todas estas condiciones pueden aumentar la carga patelofemoral.

Los médicos probablemente ordenarán radiografías de rodilla para evaluar la posición de la rótula sobre el surco.

Las imágenes de frente de la rodilla son útiles para visualizar la articulación patelofemoral y la altura del cóndilo femoral.

Una resonancia magnética no es útil para evaluar el SDPF, pero la degeneración articular o ósea en forma de condromalacia se puede observar.

Una tomografía computarizada es útil si se sospecha una lesión en la placa de crecimiento o tumores/masas.

La gran mayoría de las opciones de tratamiento son conservadoras.

Esto incluye controlar los síntomas disminuyendo el dolor, aumentando la fuerza general de los cuádriceps y el rango de movimiento.

La modificación de la actividad es clave y es importante discutir la educación para reducir el ritmo de las actividades que aumentan el estrés patelofemoral tales como escalar, saltar, agacharse y andar en bicicleta.

En los ciclistas específicamente, también son importantes las modificaciones de la bicicleta, como por ejemplo ajustar la posición del sillín, ajustar la rotación de las abrazaderas y la distancia/intensidad de entrenamiento.

En la fase aguda, es necesario aplicar frío durante 10-15 minutos 4-6 veces al día y tomar anti-inflamatorios no esteroideos, según sea necesario, para disminuir la inflamación.



La fisioterapia dirigida a los cuádriceps con fortalecimiento isotónico e isométrico del cuádriceps disminuirá gradualmente la carga patelofemoral.

El estiramiento de los isquiotibiales, la banda iliotibial, los abductores, y el músculo vasto lateral también contribuirán a la curación.

El fisioterapeuta también puede aplicar técnicas de vendaje neuromuscular sobre la rótula para permitir un rango de movimiento, con reducción del dolor, y lograr el equilibrio muscular.



Por último, el soporte o férula de rótula puede proporcionar retroalimentación proprioceptiva vital y prevenir la repetición de la lesión.



Si el tratamiento conservador falla después de 6 meses, se pueden considerar las opciones quirúrgicas.

Los cirujanos ortopédicos pueden evaluar la liberación lateral de la cápsula de la rodilla y el retináculo, la realineación rotuliana, la transferencia del tendón rotuliano o la patectomía.


No olvides visitar a tu profesional de la salud.


Referencias articulo:

72 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page