Buscar

Cómo recuperarse de una lesión común de rodilla como un profesional


Un ligamento cruzado anterior desgarrado (LCA) es una lesión común de rodilla , especialmente entre los atletas en deportes de alto impacto o actividades que implican muchos cortes y saltos.

La lesión en sí misma a menudo es causada por un cambio rápido de dirección, que es común entre los jugadores de baloncesto. Una ACL rota también puede ser un accidente extraño: algo que sucede en un movimiento relativamente rutinario.

a buena noticia es que con los avances en cirugía ortopédica, medicina deportiva y fisioterapia, una recuperación completa de un LCA desgarrado es más posible que nunca.


¿Qué es el ligamento cruzado anterior?

Los ligamentos en un cuerpo humano son bandas fibrosas de tejido conectivo que sujetan los huesos junto con otros huesos. En comparación, los tendones unen los músculos con los huesos.


El ligamento cruzado anterior (LCA) es un cordón grueso similar a una cuerda, aproximadamente del tamaño de un dedo índice, que estabiliza la rodilla. Es uno de los cuatro ligamentos principales que conectan el fémur (hueso del muslo) con la tibia (tibia).


La ACL y la PCL (ligamento cruzado posterior) se cruzan dentro del centro de la articulación de la rodilla. El ligamento colateral medial (MCL) corre a lo largo de la parte interna de la rodilla; y el ligamento colateral lateral (LCL) atraviesa la parte externa de la articulación.


El punto clave aquí es que una ruptura del LCA compromete seriamente la estabilidad anterior / posterior de la articulación de la rodilla, pero ¿por qué es esto?


En última instancia, esto se debe a que la ACL y la PCL funcionan en conjunto para evitar que el fémur (hueso del muslo) y la tibia (espinilla) se deslicen hacia adelante y hacia atrás uno con respecto al otro. Cuando están sanos, estos dos ligamentos permiten que la articulación de la rodilla se articule correctamente, y que un atleta realice movimientos de adelante hacia atrás, mientras mantiene los huesos de la parte superior y la parte inferior de la pierna alineados de manera óptima.


Signos y síntomas de una lesión de LCA

Algunos signos y síntomas que pueden indicar una lesión de LCA incluyen:


Sentirse inestable o tambalearse al caminar.


Incapacidad para poner peso sobre la pierna afectada.


Hinchazón en la articulación de la rodilla dentro de las 24 horas posteriores a la rotura


Dolor, que puede ser intenso.


Muchas personas informan haber escuchado un estallido cuando se rompe el LCA, aunque este no es siempre el caso. Otros experimentan que la articulación de la rodilla se siente mucho más floja de lo que era antes de la lesión.


Sin embargo, también es posible que las personas con más desgarros leves de LCA no noten nada diferente, ya que todo depende de la gravedad de la lesión.


Si se lastima la rodilla, durante un evento deportivo o en cualquier otro momento, es mejor detener toda actividad (para evitar más lesiones) y ver a un médico lo antes posible. Evite poner peso sobre la rodilla lesionada, aplique una compresa de hielo y eleve la pierna para minimizar la hinchazón.


Cirugía para reparar un LCA rasgado

Una ACL completamente rota generalmente requiere reparación quirúrgica como primer paso en el proceso de curación. La cirugía generalmente no se realiza hasta unas pocas semanas después de la lesión, lo que permite que la inflamación y el dolor iniciales disminuyan.


El médico o entrenador de un equipo puede recomendarle a un atleta de élite que haga un poco de "prehab" (es decir, rehabilitación preoperatoria) con un fisioterapeuta en las semanas previas a la cirugía para fortalecer la rodilla lesionada y los músculos de soporte antes de la operacion.


La reconstrucción quirúrgica del ligamento a menudo implica el uso de tejido de otra parte del cuerpo del paciente (por ejemplo, el tendón rotuliano o los isquiotibiales) o de un cadáver. Este nuevo tejido se injerta quirúrgicamente en el fémur y la tibia para aumentar o reemplazar el ligamento cruzado anterior dañado.


En general, el injerto quirúrgico de LCA tarda entre 9 y 12 meses en adherirse y desarrollar su propio suministro de sangre. Durante este tiempo, se realizan rutinas de fisioterapia y rehabilitación, con niveles progresivos de desafío, para apoyar la curación gradual de la articulación y los grupos musculares circundantes.


Rehabilitación de LCA rota después de la cirugía

La recuperación de la cirugía de LCA puede llevar de seis meses a un año. Se requiere rehabilitación activa mediante fisioterapia para ayudar a que la rodilla sane y para:


Reduce el dolor y la hinchazón

Restaurar rango de movimiento

Recupere la fuerza en la rodilla, así como en los músculos del muslo y la espinilla.

Prevenir la atrofia, es decir, la degradación del tejido muscular.

Mejorar el equilibrio


Junto con el fortalecimiento de los músculos del muslo y la espinilla, también es importante fortalecer el músculo externo de la cadera y los isquiotibiales (parte posterior del muslo) para proporcionar soporte adicional al LCA. Los cuádriceps demasiado fuertes o los isquiotibiales particularmente débiles ponen en riesgo el LCA.


También es importante durante las etapas iniciales de la rehabilitación controlar la hinchazón en la rodilla, para reducir el dolor y facilitar una recuperación más rápida.

Esto probablemente se logrará mediante la estrategia de tres partes de

(1) mantener elevada la pierna .

(2) aplicar hielo

(3) usar medicamentos antiinflamatorios.


Como se mencionó anteriormente, fortalecer los músculos de la cadera y los isquiotibiales, así como los muslos y los músculos de la parte inferior de las piernas, es de vital importancia para el proceso de recuperación. Este tipo de desarrollo muscular equilibrado de toda la parte inferior del cuerpo ayuda a proteger el LCA y reduce el riesgo de una nueva lesión.

Algunos ejemplos de ejercicios podría realizar para lograr esto son:

Extensiones pasivas de rodilla para fortalecer los cuádriceps.

Elevación del talón para fortalecer los músculos de la pantorrilla.

Estocadas medias o completas para fortalecer los músculos de la cadera y el muslo

Pararse sobre una pierna para mejorar el equilibrio y fortalecer todos los músculos de las caderas y las piernas.


Independientemente de en qué fase de la rehabilitación de LCA se encuentre, la mayoría de los ejercicios de fortalecimiento enfatizarán los movimientos de múltiples articulaciones que soportan peso . ¿Por qué? Debido a que este tipo de movimientos minimiza el estrés en el nuevo ligamento, al mismo tiempo que involucra a una variedad de grupos musculares simultáneamente, para desarrollar una coordinación adecuada.


Etapas de la rehabilitación de LCA

Después de una cirugía exitosa, y una vez que el dolor y la hinchazón en la rodilla se reducen lo suficiente, la rehabilitación del LCA generalmente progresa a través de estas tres etapas:


1. El objetivo principal durante las primeras tres o cuatro semanas de rehabilitación de LCA es restaurar el rango de movimiento, con el objetivo de alcanzar la extensión completa (pierna recta) y la flexión (flexión de 90 grados) de la rodilla afectada. Esta fase también incluirá ejercicios para restablecer el equilibrio.


2. Una vez que se recupera la movilidad total en la rodilla del atleta, él o ella puede agregar algunos ejercicios de entrenamiento de fuerza a la secuencia de rehabilitación. El uso de una bicicleta estacionaria o una escalera, por ejemplo, puede ayudar al atleta a desarrollar fuerza en la rodilla y los músculos de soporte.


3. Tres o cuatro meses después del proceso de rehabilitación, con suficiente fuerza muscular y equilibrio recuperado, el atleta puede comenzar un entrenamiento específico para el deporte. Para un jugador de baloncesto, esta fase consistirá en movimientos funcionales como correr, saltar y cortar que imitan las actividades de un juego de baloncesto real, junto con ejercicios de manejo de pelota, tiro libre y entrenamiento cardiovascular.


Secuencia de rehabilitación de ACL

La recuperación de un LCA desgarrado es un proceso a largo plazo, y cómo se desarrolla exactamente dependerá de muchos factores únicos para el atleta en particular. Dicho esto, aquí hay algunos ejercicios específicos que generalmente son útiles para recuperarse de un ligamento cruzado anterior lesionado.


Para comenzar, los ejercicios efectivos de rehabilitación de ACL incluyen: deslizamientos del talón, contracciones isométricas de los músculos cuádriceps y flexión de la rodilla propensa.


Una vez que la hinchazón ha disminuido, puede agregar movimientos más complejos como: extensiones pasivas de rodilla, elevación del talón, medias sentadillas, extensiones de rodilla y pararse sobre una pierna.


Estos movimientos simples y efectivos lo ayudarán a fortalecer y sanar el LCA y los músculos circundantes.

41 vistas

©2020 Mueller Sports México